miércoles, 6 de agosto de 2008

La posibilidad de una isla, de Michel Houellebecq

Si se le pregunta a Houellebecq, él dirá que está totalmente de acuerdo con la clonación humana. La razón es muy sencilla: no quiere morir. La posibilidad de una isla, bien podría ser la posibilidad en el tiempo. Daniel 1, stand up entrado hace rato en los cuarenta, millonario e insatisfecho, se enamora de la bella Esther de 22 años, hecho que permite al autor desplegar ampliamente su obsesión con la decrepitud física y recorrer el proceso de esa crazy little thing called love, que en "el francés más actual" -como bien lo definió Alan Pauls- siempre va acompañado de un exquisito cinismo apocalíptico: el amor te vuelve débil, y el más débil de los dos acaba oprimido, torturado y finalmente muerto a manos del otro, que por su parte oprime, tortura y mata sin intención de hacer daño, sin sentir placer alguno por ello, con una total indiferencia; eso es lo que los hombres por regla general, llaman amor, reflexiona Daniel 1.
s
Este amor torturado, finalmente, es el que lo lleva a buscar la eternidad en la secta de los elohimitas, quienes cuentan con la más alta tecnología en biología genética y prometen el surgimiento de una neohumanidad gracias a la clonación de sus adeptos. Claro que sólo la materia puede ser clonada, por lo que es necesario la escritura de relatos de vida, los cuales serán transmitidos a los “futuros”, quienes por su parte, también deberán escribir sus propios relatos, aunque éstos, debido al aislamiento en el que viven (sólo tienen algunos contactos de manera virtual) terminan siendo, casi siempre, glosas del relato original, a no ser por un hecho que cambiará la vida encapsulada de algunos neohumanos.
s
La posibilidad… son los relatos de vida dispuestos de manera intercalada, de Daniel 1, Daniel 24 y, tras su desaparición, Daniel 25. Dice éste último: el amor parece haber sido para los humanos del último período el summum y lo imposible, el arrepentimiento y la gracia, el punto focal donde podía concentrarse todo el sufrimiento y toda la alegría. El relato de vida de Daniel 1, duro, doloroso, tan inmoderadamente sentimental como francamente cínico, contradictorio desde cualquier punto de vista, es característico a este respecto. Esto resume un poco lo que entiende Houellebecq por la moral imperante: una suerte de negociación entre el placer y el displacer, entre uno mismo y los otros. Dichas batallas, desde el punto de vista del autor, parecen tener un final contundente: la extinción de la humanidad. Sin embargo, algo de ella sigue inquietando a los neohumanos, de hecho Marie 23 –uno de los contactos virtuales de Daniel 25- resignará su mundo individual y protegido, por la posibilidad de una isla, de una vida humanizada en donde deseo y sufrimiento no sean meras especulaciones intelectuales. Daniel 25, por su parte, hará lo mismo.
s
Es interesante el desdoblamiento de cuerpo y memoria. Mientras que la ciencia puede perfeccionar la materia, aislar el dolor y reproducir al infinito la información genética, no puede clonar la memoria, es necesario el relato, y es en este punto donde Houellebecq –que sin ningún problema y con mucho gusto se pone el traje de Balzac contemporáneo- atrae y fascina: no por tratar temas polémicos como la clonación, la muerte de las religiones o la decadencia occidental, sino por sumergirse de lleno en la construcción de personajes, con sus contradicciones, sus neurosis y sus búsquedas desesperadas por una felicidad, aunque sea efímera, personajes ficcionales, al fin y al cabo, que Houellebecq, en su estilo racional e intempestivo, cínico e ingenuo, nos los presenta más reales que a nosotros mismos. Claro que su realismo le hizo valer el título de “nuevo intelectual europeo conservador”. A él, igualmente, esas cosas lo tienen sin cuidado, es más, le dan pie para hacer declaraciones como “las religiones monoteístas se hunden por sí solas, sin que yo haga nada”, declaraciones que lo colocan en un lugar mediático, y aunque a veces eso le trae complicaciones personales, también parece divertirlo.
s
(Publicado en la revista de crítica literaria "Los asesinos tímidos", Marzo 2006)